Conociendo Mundo

Viaja informado a dónde quieras

Crucero por el Nilo

Crucero por el NiloMás de 2.000 años después de su desaparición, la civilización egipcia sigue captando la atención de historiadores y turistas. La espiritualidad de sus templos, los misterios de las pirámides y la riqueza cultural de sus ciudades hacen de Egipto un país de visita obligada. La mejor manera de descubrir sus secretos es realizar un crucero por el río Nilo, que nos llevará desde Luxor a Alejandría, pasando por Assuán, Gizeh y, por supuesto, El Cairo.

Luxor

Nuestra aventura comienza en esta ciudad de la orilla oeste del Nilo, en la que se encuentran el Valle de los Reyes y los Colosos de Memnon. El lugar más emblemático de Luxor es el templo del mismo nombre, construido por los faraones Amenhotep III y Ramses II. En esta localidad también se encuentra el templo de Karnak, considerado el más grande del mundo y que alberga monumentos de la época faraónica y grecorromana.

Esna

A 55 kilómetros al sur de Luxor se localiza Esna, conocida por su santuario dedicado al culto de Jnum, que comenzó a levantarse en el siglo XV a.C. Posteriormente, fue edificado el templo dedicado a la triada de Esna: Jnum, Anuket y su hija Seshat. Sólo se ha conservado completa la sala hipóstila, caracterizada por sus 24 columnas de más de trece metros de altura, con bellos bajorrelieves y capiteles compuestos.

Edfu

Tras pasar unas horas en Esna nos dirigimos a Edfu, donde se encuentra el templo ptolemaico dedicado a Horus, el mejor conservado de Egipto. Una calesa nos llevará a este lugar sagrado, cuyas dependencias anexas, como el lago sagrado, las cocinas, los almacenes, las oficinas y el lugar de los halcones fueron absorbidas por la ciudad.

Kom Ombo

Esta ciudad es popular por el templo de Kom Ombo, levantado en la orilla del río Nilo en honor a Sobeck, dios de la medicina, y Haroris, hijo de Isis y Osiris.

Assuán

Continuamos nuestro viaje hacia el sur en Assuán, donde se encuentra la Gran Presa, una de las más importantes del mundo. Construida entre 1960 y 1970, durante el mandato de Nasser, se erige como la gran obra faraónica del Egipto moderno. La ciudad también es célebre por el templo de Philae, construido a partir de la trigésima dinastía, cuyo santuario principal está consagrado a Isis y su hijo Harpócrates.

Abu Simbel

Otro de los templos más populares de Egipto son los de Ramsés II y los de la reina Nefertari, ubicados en la ciudad de Abu Simbel. Desde aquí, se puede realizar una excursión de varios días por el Lago Nasser. Los templos forman parte del Museo al Aire Libre de Nubia y Asuán, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

El Cairo

Desde el Aeropuerto Internacional de Assuán nos trasladamos a El Cairo, donde los amantes de la cultura podrán visitar el Instituto de Papiros y el Museo de Arte Faraónico, único en el mundo y que alberga la colección del tesoro del famoso faraón Tutankhamon. Un paseo nos conducirá a la ciudadela de Saladino, con su mezquita de alabastro, y al mercado oriental de Khan el Khalili, uno de los bazares más originales del mundo y que cuenta con siete siglos de historia. A través de las antiguas travesías e iglesias de la ciudad llegamos a Cairo Copto, la parte antigua de la ciudad.

Gizeh

A 20 kilómetros de El Cairo se encuentra la localidad de Gizeh, donde se erigen las Pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos, la única de las Siete Maravillas del Mundo antiguo que sigue en pie. Postrada junto al valle del Nilo, como guardiana de las pirámides, se encuentra la Esfinge, con cabeza humana (atribuida al rey Kefrén) y cuerpo de león. Quienes quieran aprovechar al máximo su estancia en Egipto, tienen la oportunidad de realizar una visita a Memphis, la primera capital de Egipto, y Sakkara, donde se encuentra la Pirámide Escalonada de Zoser, la más antigua de las pirámides conocidas.

Alejandría

Conocida como la “perla del Mediterráneo”, Alejandría esconde importantes ruinas monumentales bajo sus aguas. De los antiguos monumentos se conservan en estos días la columna de Pompeyo, el Anfiteatro, las catacumbas de Kom el-Suggafs, el Palacio de Montazah y la Fortaleza de la Bahía Quait. Para bucear en la historia de la ciudad, nada mejor que visitar el Museo Grecorromano

Anuncios

agosto 25, 2009 Posted by | Turismo, Viajar | | Deja un comentario

Egipto en septiembre y octubre mucho mejor

Septiembre y octubre son los meses ideales para viajar a Egipto, el calor es primaveral y apetece ir a las magníficas excursiones que podemos contratar.

Ofertas de Vacaciones a Egipto

Para poder viajar a Egipto se necesita, además de pasaporte en vigor (con fecha de caducidad superior a seis meses), un visado de entrada que se puede conseguir en el Consulado de Egipto (Velázquez, 68, Madrid. Tel: 91 577 63 08) o bien en el aeropuerto egipcio de llegada. Cuesta unos 38 €. La moneda oficial es la libra egipcia (LE), fraccionada en 100 piastras; un euro equivale a 7 libras egipcias. Hay una hora de diferencia con España (allí es una hora más tarde).

Usos y costumbres de Egipto obligan a la propina o Bakshisch, una palabra que seguro aprenderá y la última que se olvidará en Egipto. En cruceros y tours se da una propina colectiva para el guía y otra para el conjunto de empleados del barco. La cantidad la sugieren ellos en cada caso. Si bien con la bebida conviene tomar todas las precauciones (desechar incluso los cubitos de hielo, sólo confiar en latas y botellas), con la comida sería pecado no probar la riqueza de los platos autóctonos en los restaurantes que ofrecen garantías y unos precios bastante asequibles. Las habas son una manía nacional (ful), y en menor medida el kushari (macarrones, arroz y lentejas con cebolla y tomate). La carne se presenta como kebab (troceada o en brocheta, cordero casi siempre) o kofta (albóndigas). El shawarma es carne de cordero o pollo asada, en lonchas y en pan de torta, con ensalada y salsa picante. El falafel (o taamia) es puré de garbanzos o habas especiado, rebozado y frito, con sésamo. El pescado más frecuente en Luxor es la perca del Nilo. Suelen acompañarse estos platos con ensaladas de queso (gebna), berenjena (baba ganouch) o hummus (pasta de garbanzos con ajo y limón). La dulcería es aquí tan empalagosa (para nuestro paladar) como en el resto de Egipto. El té y el cardadé (infusión de hibisco) resultan tan populares como el ahwa (café a la turca, con posos). La cerveza nacional es la marca Stella, que resulta bastante agradable.

La ganga de Egipto desde 450 €


En la zona de Luxor, al turista le asaltarán los vendedores callejeros con papiros (de variable calidad), cartuchos (con nuestro nombre en alfabeto jeroglífico), objetos de alabastro, turquesas y piedras semipreciosas, cestería y tejidos nubios, monedas “antiguas”, joyas y adornos, instrumentos musicales (rabab)… Las compras de calidad hay que hacerlas en el zoco o tiendas especializadas, tanto si se trata de objetos de oro o plata como alfombras (las hay muy hermosas y asequibles de pelo de camello), túnicas y prendas egipcias o antigüedades (ojo con las restricciones de salida). Será difícil librarse de que los guías le lleven a uno a una “escuela de alfombras” o fábrica de alabastros, con el rito-anzuelo del té gratuito y sin ningún compromiso.

Sitios imprescindibles para al viajar por Egipto

En Luxor, en la orilla derecha está el Templo de Luxor. Se empezó a construir bajo Amenofis III, metió mano Ramsés II y no se finalizó hasta época musulmana; se pueden ver incluso pinturas cristianas primitivas, y en la parte de la entrada hay una mezquita, la de Hagag; estaba consagrado a Amón Ra. Se pueden realizar visitas nocturnas.
Conjunto de Karnak. Son varios templos, el más antiguo se empezó a construir en el año 2000 antes de Cristo, dedicado a la Tríada de Tebas (Amón, Mut y Khons). Cierra sus puertas a las seis de la tarde, aunque queden horas de luz. Aquí se celebra un espectáculo de luz y sonido.
Museo de Antigüedades de Luxor. Inaugurado en el año 1974, pero reformado hace poco, no tiene muchas piezas, pero sí de gran valor (la estatua de Tutmosis III, por ejemplo, se considera de las más perfectas del arte egipcio). Entrada: 68,75 libras. Museo de la Momificación. Está casi al lado, pedagógico, nada morboso.

En Luxor, orilla izquierda están los Colosos de Memnón. Únicos restos del templo de Amenofis III.
Medina Habu. Conocida como “la Karnak de la orilla oeste”, la medina cuenta con varios templos, empezando por el de Ramsés III, con unos relieves de extraordinario colorido.
Ramesseum. A dos kilómetros de la aldea Deir El Medina, templo funerario construido por el gran Ramsés II, muy arruinado, con relieves de la batalla de Qadesh. El nombre se lo puso Champollion.
Deir El Medina. Aldea en la que se alojaban los artesanos que trabajaban en las tumbas reales; se pueden ver las tumbas de los trabajadores con pinturas de la vida cotidiana.
Valle de los Reyes. Más de sesenta tumbas reales de las dinastías XVIII, XIX y XX. Merecen la pena sobre todo la de Ramsés IX, por sus relieves policromados; la de Tutmosis III, las de Ramsés I, Ramsés III, Ramsés VI, la de Seti I, la de Tutmosis III… La de Tutankamón, descubierta por Carter en el año 1922, no resulta tan interesante (pero sí su contenido, en el museo de El Cairo).
El templo de Hachepsut es algo aparte, en terrazas porticadas contra el acantilado de Deir al-Bahari, con relieves de sus campañas y edificación de los templos; lo levantó su amante Senemut.
Valle de las Reinas. Destacan las tumbas del príncipe Amenirjopshef, hijo de Ramsés III, que se conserva en perfecto estado, la de la reina Ti y la de Nefertari, abierta al público de forma restringida en 1995 (actualmente está suspendida la visita).
Valle de los Nobles. Las tumbas más famosas son las de Ramosé, Najet, Menna y Senefru.

En Dendera encontramos el Templo de Hator. Maravillosos techos y relieves en las paredes, sala hipóstila y santuario con las once “capillas divinas”.

En Edfú elTemplo de Horus. El más completo y mejor conservado de Egipto, aunque de época grecorromana; desde el muelle al templo se puede ir en calesa, pues hay una buena distancia.

En Kom Ombo el Templo Bilateral (de dos divinidades, Haroeris y Sobek), de época ptolemaica. Fijarse en los relieves de instrumental quirúrgico.

Espectáculo de luz y sonido
Desde 1972 es un clásico de la noche para turistas. Se celebra en Karnak. Sesiones en árabe, inglés, francés, alemán, español, italiano y japonés, según los días.

septiembre 9, 2008 Posted by | Viajar | | Deja un comentario